Estamos entrando en la última semana de cuaresma…

Imagino este mes largo como el camino que hacían los/as judíos/as… que hizo el mismo Jesús, hacia Jerusalem… Les imagino cuando iban acercándose, con el corazón latiendo cada noche más fuerte que la anterior, pensando en lo que encontrarían al llegar. Llenos/as de alegría por el camino recorrido, agradecidos/as por las personas encontradas en el camino…

Y me imagino… nos imagino de igual forma, avanzando día a día, salvando obstáculos, nuestros propios obstáculos, nuestra dureza de mente, nuestras dudas… Llenos/as de alegría por el camino recorrido, agradecidos/as por las personas que vamos encontrando, que van compartiendo con nosotros/as nuestros logros y nuestras derrotas…

Y pienso en Jesús, preocupado, atormentado… pero al mismo tiempo, resuelto y decidido a continuar, a anunciar el mensaje completo, costase lo que costase… aunque tuviera que pagar con su vida!

Ayer, en una oración en la parroquia, recordamos la unción de Jesús con perfume de nardo, que el evangelio de Juan sitúa en Betania, en casa de Lázaro, Marta y María, después de la resurrección de Lázaro.

Pero debemos recordar que días después, Jesús alcanzará Jerusalem, será aclamado, reprochará la utilización del templo y finalmente, será condenado “para salvar al pueblo”.

Hace tiempo, María y José Ignacio López Vigil escribieron una adaptación del Evangelio para radio, llamada Un tal Jesús. Os incluyo aquí los episodios correspondientes a los días que llegan:

CON PERFUME DE NARDO: audio (mp3)
¡VIVA EL HIJO DE DAVID!: audio (mp3)
CON EL LÁTIGO EN LA MANO: audio (mp3)
UN HOMBRE POR EL PUEBLO: audio (mp3)

Apurad el camino hasta Jerusalem… nos veremos junto a la cruz?