Tengo la sensación de que vivimos en un mundo un tanto… digamos, impaciente. Que pretendemos tener todo lo antes posible, y que eso nos lleva, en ocasiones, a la frustración. Intentaré explicarme…

Hace años un profesor me decía que él, cuando quería luz, tenía que fabricarla (coger un quinqué, una cerilla o lo que fuera que tenía y encender el fuego dentro) y cuidarla (evitar que se apague, que tenga la luminosidad apropiada,…).

Nosotros damos a un botón.

Quizá sean estas cosas las que nos llevan a intentar que las soluciones vengan con un botón de arranque… en lugar de un proceso de búsqueda.

Y claro, ante un problema complejo nos encontramos con que no hay tal botón. Y nos gustaría hacer algo (quizá por tranquilidad del ego, de hacer algo útil y provechoso) que resolviera el problema…

Pero esta visión ni es justa ni es buena para nosotros mismos. Y lo que nos produce es frustración cuando, a pesar de lo que hacemos por resolverlo, el problema sigue ahí… burlón.

Me ha llegado información de Nico, un cantante muy conocido en ciertos ambientes (cristianos) que es jefe de estudios en un centro educativo. Propone en su web algunos materiales para diferentes cuestiones concretas de la vida de los adolescentes (habilidades sociales, ligues, alimentación,…).

Entiendo que detrás de cada uno de esos temas puede haber (y de hecho, hay) problemáticas tan concretas y variopintas como las personas que las viven y sufren (aislamientos, violencia más o menos explícita, anorexia,…) y seguramente, Nico no tiene la respuesta a cada uno de ellos (quizá ni siquiera para algún caso que pueda conocer en su entorno).

Pero creo que esta forma de obrar (presentar y ofrecer visiones propias que pueden abrir los ojos) ayuda más que la alternativa de es-un-problema-muy-complejo-que-deben-resolver-los-políticos o la, seguramente más peligrosa, total,-para-lo-que-se-puede-hacer…

Al margen de los propios materiales (que no puedo respaldar por mi ignorancia en tantos de estos temas), animo y aplaudo iniciativas de este tipo (y otras tantas similares) que ofrecen iniciativas sencillas.

Ante una situación, quizá no tengamos la capacidad de responder con una solución, pero sin duda, podemos reaccionar con una actitud sencilla y concreta